Daw Derma
TEL: +52 (867) 714 2150 y (867) 714 1884Nuevo Laredo

Alopecia; Diagnóstico y Tratamiento.




La alopecia areata es una enfermedad que afecta los folículos pilosos. Estos son áreas en la piel que dan crecimiento al pelo. En la mayoría de los casos, el pelo se cae a mechones, dejando áreas sin pelo. Muchas personas con esta enfermedad sólo tienen unas cuantas áreas de calvicie. Sin embargo, algunas personas pueden perder más pelo. Y aunque es poco común, la enfermedad puede causar la pérdida total del pelo o de todo el vello de la cara y el cuerpo.
Para determinar la causa de la caída capilar es importante realizar una historia clínica del paciente e informarse sobre la duración y la evolución precisa de la pérdida del pelo. Es importante determinar posibles sucesos en los meses anteriores que pudiesen estar vinculados a la alopecia (por ejemplo, enfermedades o infecciones). Igualmente, es de interés saber si la persona afectada ingiere o ha ingerido medicamentos nuevos (con hasta seis meses de anterioridad) y si ya ha sido tratada o valorada previamente en relación a la alopecia.
Posibles preguntas de la anamnesis en caso de pérdida de cabello (alopecia):
·         ¿Cuándo le llamó la atención por primera vez su pérdida de cabello?
·         ¿Ha cambiado algo desde entonces? ¿Pierde más, menos o la misma cantidad de pelo?
·         ¿Ha detectado otro tipo de alteraciones como, por ejemplo, en la piel?
·       ¿Le da la impresión de perder una cantidad especialmente llamativa de pelo en una o varias zonas del cuerpo?
·         ¿Ha ingerido medicamentos durante estos últimos meses?
·    En mujeres: ¿ha comenzado a tomar la píldora o ha interrumpido un tratamiento anticonceptivo?
·         ¿Ha estado usted enfermo durante los últimos meses?
·         ¿Padece alguna enfermedad crónica?
·         ¿Cómo se alimenta usted?
 
Los datos sobre enfermedades previas conocidas como, por ejemplo, patologías tiroideas o enfermedades autoinmunes, una posible alopecia genéticamente heredada, la frecuencia del lavado del cabello y los productos para el pelo que utiliza, también pueden ser de gran utilidad para elaborar un diagnóstico preciso. En las mujeres pueden ayudar las preguntas sobre el embarazo, abortos, alteraciones del ciclo menstrual o sobre la menopausia.


Tratamiento:

Diversos estudios han demostrado que la evolución de la alopecia areata es independiente del tratamiento. No existe ningún tratamiento etiológico, y todos ellos van dirigidos a disminuir lo máximo posible el tiempo para la aparición del pelo. En estos casos, por tanto, es imprescindible una adecuada explicación al enfermo con el fin de evitar el uso de tratamientos que puedan ocasionar efectos secundarios.
En adultos, si la enfermedad está localizada, el tratamiento tópico puede hacerse con corticoides intralesionales. Si la alopecia es muy extensa se utilizan: corticoides tópicos y sistémicos, ciclosporina sistémica o fototerapia. Hay que tener en cuenta que los corticoides pueden inducir atrofia y deben manejarse con precaución para no transformar una alopecia areata, en principio reversible, en una alopecia irreversible.
El tratamiento debe realizarse durante un periodo mínimo de 3 meses antes de valorar el resultado y proponer un cambio en la terapia.
El principal inconveniente de las infiltraciones de corticoides es que son dolorosas y producen atrofia. Se deben evitar cuando la afectación es mayor al 30%.
Los Corticoides orales son efectivos en los casos de alopecia areata extensa (existe gran controversia sobre su uso). Hay autores que los utilizan en casos de alopecia que progresa muy rápidamente o para conseguir una repoblación inicial.
Inmunoterapia tópica. La sensibilización de contacto o inmunoterapia tópica es uno de los tratamientos más efectivos en pacientes con alopecia areata que afecta a más del 50% del cuero cabelludo.